• Problemas de comunicación.
  • Falta de habilidades para la convivencia.
  • Celos.
  • Distribución de ocio y tiempo libre.
  • Divorcio y separaciones.
  • Adaptación a la vida sin pareja.